West Coast Swing

El West Coast Swing se originó a partir del Lindy Hop, aunque del estilo de West Coast Swing que se baila actualmente ha desaparecido toda resemblanza con sus raíces en el Lindy Hop original.

Se atribuye a Dean Collins el haber sido la primera persona en introducir el Lindy Hop en la costa oeste de los Estados Unidos (principalmente al sur de California). Collins, que se trasladó a California en los años treinta, había bailado en el Savoy Ballroom mientras vivía en Nueva York. Antes de la popularización del Lindy Hop, los bailarines del sur de California bailaban principalmente Balboa (que se baila en posición cerrada), o “Bal-Swing” (que es una variante de Balboa, con patrones de posiciones cerradas y abiertas).

Collins bailó en Hollywood y realizó la coreografía de numerosas películas. Empezó a enseñar su estilo de swing en el área del sur de California y pronto se hizo muy popular, dando lugar a una variante del swing que eventualmente se conocería como West Coast Swing.

La necesidad de adaptar el swing a los filmes cinematográficos de Hollywood se convirtió en un factor decisivo en el desarrollo del West Coast Swing. Despúes de la Segunda Guerra Mundial, los estudios de cine empezaron a producir un gran número de musicales con muchas escenas de baile. Los coreógrafos (inlcuído Collins) a menudo sustituían el patrón de movimientos circulares del Lindy Hop y del Jitterbug por movimientos elongados, sobre una línea recta o un ‘carril’ que permitía situar más parejas en el mismo espacio, sin que éstas tuvieran que dejar en ningún momento de dar la cara hacia la cámara. Además, esta forma de bailar encajaba mejor en aquellos relativamente pequeños platós de cine.

Al principio este estilo de swing se conoció como “Western Swing”, aunque este nombre se modificó a partir de los años cincuenta por recomendación de Skippy Blair, para evitar la confusión con los bailes Country y Western. Skippy Blair fue probablemente la persona más influyente en el desarrollo del West Coast Swing moderno. Tras enseñar durante unos años en una de las escuelas de Arthur Murray, desarrolló varios métodos para la enseñanza del West Coast que aun se utilizan hoy en día.

Técnicamente, el West Coast Swing consiste en patrones de 6 y 8 tiempos y es un baile muy encarrilado. La mujer se desplaza adelante y atrás a lo largo de una línea recta, mientras que el hombre prácticamente permanece en el mismo sitio, entrando y saliendo ocasionalmente del ‘carril’ para dejar paso libre a la mujer. Hay multitud de movimientos de manos y brazos, ‘under arm turns’, pasos a izquierda y derecha, giros, vueltas, etc. La mujer comienza sus movimientos dando dos pasos hacia adelante, seguidos por dos ‘triple-step’ (o un ‘triple-step’, dos pasos y otro triple). El segundo triple se realiza generalmente sobre un mismo sitio y se le llama ‘anchor-step’. El propósito principal del ‘anchor-step’ es el de reestablecer la tensión física entre ambos bailarines, cosa que generalmente se consigue reclinando el cuerpo ligeramente hacia atrás.

Estilísticamente, el West Coast Swing, como afirmaba al principio, ha perdido cualquier parecido real con sus raíces originales en el Lindy Hop. El baile ha desarrollado un estilo muy superficial. En muchos bailes y competencias de West Coast se puede ver montones de purpurina, ‘rhinestone belts’, tacones de aguja, y gente bailando el Hustle y música ‘disco’.

La música utilizada normalmente para el West Coast Swing es relatívamente lenta, apenas nunca supera los 130 beats por minuto. Raramente se ve ningún tipo de patrón de los que normalmente se asocian con el Lindy Hop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *