Ballroom Jive

El Ballroom Jive es la versión de competencia del Ballroom Swing.

El Jive fue añadido en los años cincuenta como uno más de los estilos de baile “Latino-Americanos” del “Estilo Internacional” de baile de la Asociación Imperial de Profesores de Baile (ISTD).

La totalidad de la influencia europea en el baile se puede ilustrar a partir de la influencia británica en el “Estilo Internacional” de los bailes de salón. “Estilo Internacional” es en realidad un eufemismo de “Británico”, esponsorizado por la ISTD. Dos de los objetivos históricos de la ISTD son: “La elevación y el avance del arte del baile, y la preservación de su prestigio y dignidad históricas” y “Estandarizar la música, los pasos y la técnica de los bailes de salón”.

Los soldados del ejército de los EE.UU llevaron a Inglaterra una abigarrada amalgama de Lindy Hop y Jitterbug durante la Segunda Guerra Mundial. Sus fuerzas armadas tambien exportaron Big Bands que interpretaron música swing (p.e. la banda de las fuerzas aéreas de Glenn Miller). Muchos de estos bailes se realizaron en salones de baile ingleses donde las únicas formas de baile conocidas hasta entonces eran los bailes de salón (por ejemplo Vals, Foxtrot). La comunidad del mundo del baile británico estaba “horrorizado” ante lo que ellos veían como el tosco remedo americano de los bailes de salón. “Sin embargo”, escribió una autoridad inglesa del baile de la época, “es posible que se pueda encontrar un espacio en las salas inglesas para esta forma de baile”. Había nacido el “Jive”.

Técnicamente, el Jive es un baile de seis tiempos compuesto por triples que ejecuta una rápida y sincopada “retracción” de pasos que le da un aspecto saltarín. Para el hombre el patrón básico tiene un movimiento lateral-dentro-lateral, hacia la izquierda, seguido de otro igual hacia la derecha (simétricamente, para la mujer será primero derecha y luego izquierda), seguido de un rock-step más lento. En lugar de romper los dos tiempos en “Uno y Dos” se utiliza un tiempo parcial extra al principio de la cuenta de dos, para retraer el pie y bajar la pierna: “y Uno y Dos”, con la retracción en el primer “y”. El peso se mantiene bien hacia adelante y casi todos los pasos se dan sobre los dedos de los pies.

El Jive está limitado por un restringido rango de tiempos y tiene un rígido vocabulario con requerimientos muy específicos sobre la dirección de movimientos, gestos, tiempos, etc. Esto limita enormemente lo que se puede hacer dentro de los confines de las especificaciones aprobadas por la ISTD. En competencias de baile de salón, el Jive casi siempre se baila como una rutina coreografiada.

Estilísticamente, el Jive se baila con una postura erguida. La parte superior del cuerpo permanece lo más estática posible (excepto por los brazos), manteniendo la cabeza a un mismo nivel. Esto tiene tendencia a darle un aspecto saltarín, aunque también derecha y formal. Las caderas absorben buena parte de las inercias del Jive. El rock-step del Jive es de estilo “Latino”, pisando inicialmente con los dedos del pie y rodando hasta el tacón. Esto le da una continuidad de movimiento que es típica de los estilos de baile “Latinos”.

avatar
  Suscribir  
Notificar de