Dos pies izquierdos

El clásico de platino. Junto al “soy arrítmico” es una de las excusas más usadas, y podemos verla como una variante de esta. Si aprender a bailar requiriese alguna habilidad previa, no harían falta clases para adquirir dicha habilidad.

Son las clases regulares las que nos enseñan a coordinar y, mediante la repetición sistemática, a entrenar el sistema nervioso y la memoria muscular para que los movimientos sean cada vez más fáciles de ejecutar.

Si es tu primer día en una academia de pintura, nadie espera que pintes las Meninas. Todo arte que vale la pena tiene su proceso, y el baile es una forma de arte con sus propios sistemas de aprendizaje. Comienza ahora, y en unos meses ¡verás la diferencia!

10 excusas para no aprender Lindy Hop

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *