Jitterbug

El Jitterbug evolucionó a partir del Lindy Hop.​

Era bailado inicialmente por blancos en los años 30 y 40, adaptado a partir del Lindy Hop bailado por negros. A finales de los años treinta, los medios de comunicación y la ámplia mayoría de bailarines fuera de la ciudad de Nueva York habían adoptado al Jitterbug como nombre genérico para referirse a todas las formas de los bailes de swing.

Los soldados americanos durante la Segunda Guerra Mundial popularizaron especialmente en Europa el Lindy Hop como Jitterbug. Entre los años 40 y 50, la música más popular empezó a acelerarse y los estilos de baile en general empezaron a cambiar y a evolucionar. Además, vocalistas individuales como Peggy Lee, Frank Sinatra y Nat King Cole, empezaban a sustituir a los músicos y a las orquestas como pieza central del entretenimiento musical.

Quizás la rápida difusión de la televisión, junto con el advenimiento y la aceptación popular del entretenimiento en casa (y una generación de postguerra más preocupada por desarrollar una carrera profesional y mantener una familia) fueron el golpe de gracia que acabó con la era de las ‘Big Band’. En 1948 había alrededor de 400.000 televisiones en los Estados Unidos. Apenas tres años después, en 1951, el número era de diez millones; y a finales de la década se había alcanzado los cincuenta millones de aparatos.

A medida que las grandes orquestas comenzaban a declinar durante (y después de) la Segunda Guerra Mundial, las salas de baile caras y poco rentables, comenzaron a cerrar. Las pistas de baile de los clubs, bares, etc. reducían su tamaño. Los bailarines adaptaron el Lindy Hop sustituyendo el patrón básico de ocho tiempos por el de seis (más fácil de llevar con músicas que eran cada vez más rápidas). Eliminaron los «swingout» y otros pasos similares que, aun siendo característicos del Lindy Hop, ocupaban demasiado espacio en las cada vez más reducidas pistas de baile.

Técnicamente, el Jitterbug se define normalmente por su habilidad para combinar un paso básico de seis tiempos con otros patrones de seis y ocho tiempos. El básico de seis tiempos del Jitterbug puede consistitir en una variedad de combinaciones estilísticas. El patrón más habitualmente utilizado hoy día es el «single-step, single-step, rock-step». También, muchos bailarines de Jitterbug de los años cuarenta y cincuenta utilizaban el ‘Collegiate Shag’ de seis tiempos como patrón básico.

Estilísticamente, el Jitterbug es similar al Lindy Hop. El Jitterbug muestra un aspecto ligero, despreocupado y ligeramente brincoteado. Se baila manteniendo un centro de gravedad bajo, con el peso desplazado generalmente hacia adelante, las rodillas flexionadas y elásticas, una sensación de balanceo en los pies y una postura corporal «suelta», pero aún así controlada.

El Jitterbug enfatiza las variaciones interpretativas de los ritmos de su paso básico y otros patrones de seis y ocho tiempos. Como el Lindy Hop, en el Jitterbug tienen especial importancia los elementos de improvisación de los bailes de swing, utilizando pasos de apertura y posiciones cerradas, el trabajo de pies, el lenguaje corporal y la postura.

¡Recibe las nuevas publicaciones!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *