Charleston

El Charleston se estableció (en todo el mundo) durante la era del Jazz-Ragtime.​

Se cree que estas series de pasos tienen su origen entre afro-americanos residentes en una pequeña isla próxima a la ciudad de Charleston, en Carolina del Sur.

El Charleston se bailaba ya en 1903 y se abrió camino hacia las producciones escénicas de Harlem alrededor de 1913. En 1923 se introdujo en los teatros, llegando al gran público a través del «New Amsterdam Theater» de Nueva York, cuando la compañía «Ziegfield Follies» representó un número que incluía el Charleston. Fue un éxito inmediato.

En los años veinte a las mujeres que bailaban Charleston se les llamaba «Flappers» debido a la manera en que agitaban sus brazos y caminaban como pájaros mientras lo hacían. Muchos estudiantes universitarios de la época, principalmente hombres, vestían ‘racoon coats’ (abrigos de piel de mapache) y sombreros de paja mientras bailaban el Charleston.

Mucha gente vió en el Charleston y sus seguidores el final de la moralidad y las buenas costumbres. En 1925 la revista ‘Variety’ informó de que en Boston, las vibraciones causadas por los bailarines de Charleston fueron tan fuertes que causaron el hundimiento del «Pickwick Club» (una sala de baile), catástrofe en la que murieron cincuenta personas. En muchas salas se colgaban carteles donde con las siglas «PCQ» se solicitaba al público que bailara Charleston «quedito».

En 1926 el Charleston fue reemplazado por otros bailes populares del momento. Hoy en día, pasos y patrones al estilo del Charleston (a menudo llamados Lindy-Charleston) son muy populares entre los bailarines de Lindy Hop y Jitterbug.

¡Suscríbete para recibir las novedades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *