¿Qué es el swing? (4) Estructuras musicales

En esta parte analizaremos las estructuras musicales de la música swing y cómo su comprensión nos ayudará a ser mejores bailarines. (Sigue de la parte 3)

El compás

Un compás, al menos en lo que se refiere al swing-jazz, son por lo común 4 pulsaciones de música. Desde la perspectiva de la música con la que bailamos, es extraño, porque cuando escuchas la manera en que se escriben las letras, o la forma en que se escribe la música, rara vez percibirás un compás en sí mismo, sino parejas de ellos, lo que escuchamos como 8 cuentas.

Aun así, dado que los músicos piensan en compases, es bueno entenderlos; de vez en cuando podrás percibirlos.

La sentencia

La sentencia musical son 8 cuentas. Habitualmente, esto corresponderá con la sentencia de la melodía. La sentencia son dos compases. Como se ha explicado en ¿Por qué el Lindy Hop tiene patrones de 6 y 8 tiempos? resulta complicado trabajar con un solo compás.

La frase

Desde la perspectiva de un músico, la palabra “frase” tiene dos sentidos.

  • Primero, se usa para describir la idea musical y su correspondiente ejecución. Se aplica principalmente al jazz más moderno o directo, en el que un grupo de notas puede durar bastante sin que exista un break (la idea estereotipada de la moderna canción de jazz como una letanía interminable de notas)
  • Segundo, en el swing-jazz, una frase suele referirse a un fraseo cohesivo y sucinto. Un conjunto de 4 sentencias de 8 tiempos, en la forma musical AABA de 32 compases, o 6 sentencias de 8 tiempos en la forma blues de una canción swing. Pero ten presente que estos nombres los han inventado los bailarines.

En su desarrollo primigenio, las dos formas musicales americanas –el swing y el blues- eran la misma cosa. Eran formas diferentes de “jazz”. Conforme las formas evolucionaron y surgieron mejores definiciones de las progresiones de acordes, las diferencias temáticas, etc. divergieron.

Como bailarín suelo pensar en la frase como en un párrafo musical, es decir, la segunda definición. Las frases siguen un formato predecible, tres ochos muy similares seguidos del cuarto que sirve de break:

The rhythm is jumping, jump session
The rhythm is jumping, jump session
The rhythm is jumping, jump session
Du dada doo doo dada doo dat da dah

o

Tain’t whatcha do, it’s the way that you do it!
Tain’t whatcha do, it’s the way that you do it.
Tain’t whatcha do, it’s the way that you do it!
That’s what gets results

El último 8 suele considerarse el de variación o break. Puedes ver esto directamente en bailes como el Shim Sham, en el que el cuarto ocho es diferente de los primeros tres. Los bailarines de Tap denominan a esta forma “Three and out”, y muchos bailarines de tap consideran que un paso se ha completado solo cuando se ha realizado tres veces y después se ha ejecutado una variación o break. Se parece al esquema clásico del chiste, en el que una situación es narrada de varias formas, y la última es una variante inesperada de las primeras.

Además de ser agradable para el oído, tiene el efecto de evitar que la banda musical acelere. Como cualquiera que haya asistido a una clase de tap podrá contarte, cuando realizas un sonido de manera repetitiva, existe una tendencia a acelerarse. El break o momento de variación permite relajar el ritmo y mantener el tempo.

Por supuesto esto se aplica principalmente a la parte de la música que es cantada. Existe también la tendencia general, pero no estricta, de seguir el patrón “three and out” en los solos musicales. Dos frases es la duración habitual de los solos que se escuchan en el jazz más antiguo. A veces, si el solo dura cuatro frases, el solista puede optar por usar una estructura AABA.

El coro (chorus)

Un coro (en la forma musical AABA de 32 compases) se puede concebir como 16 ochos, o, en otras palabras, 4 bloques de 4 ochos. Se emplea el término AABA porque la primera, segunda y cuarta frases suelen ser muy similares, mientras que la tercera posee una modulación o sensación distinta. La frase B suele llamarse también puente (bridge).

También existen coros blues, formados por 6 ochos, o 12 compases. Por ello se conoce como blues de 12 compases.

Ten en cuenta que, aunque el coro AABA es el habitual, existen otros como ABAB, ABAC, ABCD, etc. Los coros de 16 compases son los siguiente más comunes, y a partir de ahí las posibilidades son muy diversas.

32 compases vs 12 compases

Comprobarás que en la música swing la forma de 32 compases corresponde al 80% de los temas. Cuando un autor compone su canción, escoge la forma que se preste mejor a lo que desea ilustrar en la melodía, y a cómo desea que encaje la letra.

Sin embargo, no se debe pensar que el jazz es un sucesor del blues, sino una música original que se desarrolló a partir de él, que fue concomitante al blues, pero con su propio desarrollo. Un dato interesante es que, aunque el jazz se desarrollara a partir del blues, el blues en su sentido popular posterior pasó a significar una forma de tocar jazz.

A estos efectos de deslizamiento y arrastre de la música afroamericana, y a la naturaleza “aberrante” básica de la escala de blues, se les llama “blusear” (blueing) las notas. Pero ¿por qué no un “valor escalar”? Mi idea es que se trata de una escala diferente.

LeRoi Jones (Amiri Baraka)

Los doce compases están asociados con el blues. En los tiempos más antiguos existieron formas de blues de 8, 10 y 12 compases, pero estas son muy raras ahora. El blues debe su nombre al término musical “blusear” (blueing) una nota, modularla de un tono hacia el siguiente. Algunos dicen que existe un mito de África Occidental según el cual durante el luto se teñían las prendas de azul para que otros miembros de la tribu supieran de su sufrimiento. La palabra Jazz (supuestamente) procede de un término argot del siglo XIX, “jasm”, que significa vigor y energía.

Los blues a menudo tienen sentencias musicales (ver arriba) que duran 2 ochos en lugar de uno, seguidos de una repetición y una resolución. Otro patrón común es el de “llamada y respuesta”, donde la llamada es de 8 cuentas, la respuesta es de 8 cuentas, se repite dos veces, y luego hay una resolución. Aquí hay un ejemplo de lo primero:

Lord I love my man, tell the world I do
I love my man, tell the world I do
But when he mistreats me
Makes me feel so blue

Billie’s Blues, Billie Holiday

Hay un viejo chiste sobre el blues contra el jazz, que dice que un músico de blues toca tres acordes para miles de personas, y un músico de jazz toca miles de acordes para 3 personas. Aunque no es estrictamente cierto, hay muchas razones por las que un compositor puede elegir un formato de 32 compases en un formato de blues, y una razón poderosa es la mayor flexibilidad en la elección de acordes. La progresión de acordes está bastante acotada en blues.

Para un buen ejemplo de todo esto, echa un vistazo a esta película clásica de Gjon Mili. La parte lenta de la canción (Sunny Side of the Street) está en formato AABA, y la parte rápida es un blues de 12 compases.

Jammin’ the Blues

Por supuesto, a veces las ideas se mezclan. Como dije antes, los músicos hacen lo que quieren. Miremos el clásico “Rock Around the Clock”, de Bill Haley.

  • Intro (4 cuentas de 8)
  • 6 cuentas de 8 (blues chorus) de letra
  • 6 cuentas de 8 (blues chorus) de letra
  • 6 cuentas de 8 (blues chorus) de guitarra (una frase “B”)
  • 6 cuentas de 8 (blues chorus) de letra
  • 6 cuentas de 8 (blues chorus) de letra
  • 6 cuentas de 8 (blues chorus) de saxo (una frase “B”)
  • 6 cuentas de 8 (blues chorus) de letra
  • Outro (2 cuentas de 8)

En “Rock around the Clock”, hay 4 coros, el 1, 2 y 4 tienen letra, y el tercero es un solo de guitarra. Así que tiene una forma AABA, pero los coros son coros de blues. Un buen ejemplo de músicos con múltiples influencias que combinan formas.

Rock Around the Clock

Continuará…

Traducido por EstiloSwing con permisor del autor, Daniel Newsome

avatar
  Suscribir  
Notificar de