El mito de la relajación en el Lindy Hop

La relajación en el Lindy Hop es un mito que necesita ser desmontado. Muchos profesores de Lindy Hop repiten a veces “¡Relájate, la tensión es mala!”

¿Pero qué pasaría si te relajaras por completo?

Lo primero es que te desplomarías y caerías al suelo. Y esto no parece una buena forma de comenzar el baile.

Obviamente necesitamos alguna tensión para mantener la postura correcta, el bounce apropiado, etc., involucramos muchos músculos que normalmente no realizan mucho trabajo con la actividad cotidiana. Así que, desde el principio, podemos afirmar que no es posible bailar sin tensión.

Hemos comprobado que decir a la gente “simplemente relájate” no resulta de ayuda, dado que ciertas palabras significan diferentes cosas para cada persona. Necesitamos ser más específicos. Al tratar de comunicar el movimiento de nuestro propio cuerpo al de nuestra pareja, solemos conectar con los brazos, así que es probable que cuando te piden relajarte se refieran a ellos.

Brazos de espagueti e hipertensión

El Síndrome de los Brazos de Espagueti es una enfermedad reconocida médicamente que afecta a un alto porcentaje de la población de leaders y followers. Los síntomas se manifiestan en la forma de brazos que adquieren la textura de dos espaguetis excesivamente cocidos, que convierten el leading y el following en algo casi imposible.

De acuerdo, es verdad que no es una enfermedad reconocida por la medicina, pero es una amenaza que puede suponer el derrumbe de la civilización occidental. Más o menos.

Los Brazos de Espagueti hacen que un movimiento como el Tuck turn resulte mucho más difícil de lo que debería ser. La follower tendrá el brazo tan suelto y relajado que al girar se estrangulará a sí misma. El leader tampoco será de ayuda, tratando de guiar el movimiento con su brazo flácido.

¿La principal causa de los Brazos de Espagueti? ¡Demasiada relajación! O más concretamente, falta de tensión donde se necesita.

Se necesita tensión en el frame, a lo largo de la espalda (dorsales) y entre los hombros, lo que permitirá relajar los brazos para liderar y seguir con aplomo. Sin embargo, aprender dónde y cuándo se requiere esta tensión lleva tiempo.

El siguiente paso tras la fase de Brazos de Espagueti, es la fase de Hipertensión. En un intento de encontrar la tensión adecuada, los bailarines comenzarán a volverse hipertensos. Sus brazos se volverán tan rígidos como los de los clicks de Playmobil.

El truco para mejorar consiste en buscar el equilibrio entre la relajación y la tensión. Existe algo de tensión solamente por el hecho de mantener el frame y una postura correcta. Aparte de eso, debemos procurar buscar un estado relajado en los brazos.

Modular la tensión

Cuando un leader guía un movimiento, existirá cierto grado de tensión o de compresión, y el trabajo de la follower será igualar esa tensión o comprensión inmediatamente.

Para el bailarín que padece Hipertensión, sea leader o follower, la tensión o la compresión aparecen al instante, porque su estado hipertenso hace que sus brazos sean como palancas que reaccionan en el acto. El bailarín con Brazos de Espagueti, sin embargo, es incapaz de igualar la tensión o la comprensión. Es como intentar que un saco lleno de espaguetis cocidos reaccione. Tu esfuerzo será en vano.

Generalmente, los bailarines prefieren a los sujetos hipertensos antes que a los sujetos con brazos de espagueti. Esto es debido a que es posible tener un leading/following más efectivo con los individuos hipertensos antes que con los hiperlaxos. Especialmente en las canciones rápidas.

No hay que avergonzarse por pasar las fases de Brazos de Espagueti y de Hipertensión; hay que padecerlas para comprender los misterios de la conexión y el frame. La siguiente fase consiste en encontrar el equilibrio entre los dos, el punto ideal entre relajación y tensión. El secreto radica en ser capaz de modular dinámicamente el grado de tensión necesario, de acuerdo a los movimientos a ejecutar o seguir.

Decir simplemente “relájate” puede llevar a equívocos, aunque la intención sea buena.

Los grandes bailarines están relajados en muchas zonas de su cuerpo; estar relajado ayuda a sentir con precisión el leading, y cuándo y cómo se debe reaccionar. De modo que sí, es conveniente cierta relajación. Pero los bailarines expertos también se distinguen por ser capaces de aumentar súbitamente su nivel de tensión muscular cuando es necesario liderar o seguir un movimiento, especialmente si la canción es rápida.

En el Lindy Hop se trata de mantener siempre algo de tensión en dorsales y en el marco de los hombros, con los brazos tan relajados como sea posible (pero no totalmente relajados) para que sean capaces de aplicar o responder instantáneamente a la tensión y la comprensión. Este es el reto, y es algo que solo dominarás tras años de práctica. Revisa este artículo sobre el frame.

También es importante comprender que la velocidad de la música determinará la tensión base necesaria. En general, las canciones más rápidas exigirán más tensión muscular para mantener la velocidad y la postura, así como un frame más sólido que permita liderar y reaccionar al instante (todo tu cuerpo tendrá más tono muscular, necesario para mantener el equilibrio y moverse rápido).

Canciones de tempos medios o lentos permiten más tiempo de reacción y un frame más relajado (pero nunca inexistente). Si en un taller bailas canciones de tempo medio o lento y te piden que te «relajes», los movimientos podrían funcionar. Primero, porque están pactados en el taller, y segundo, porque la velocidad permite aplicar un leading visual (baile por reconocimiento de patrones). Pero si lo intentas con temas rápidos y en el baile social, hay muchas probabilidades de que la técnica no funcione.

Disculpas a los espaguetis y a la asociación de hipertensos. Y a todos los que hayan descubierto este artículo buscando recetas de pasta o información sobre la hipertensión.

¡Recibe las nuevas publicaciones!

3 Respuestas

  1. Elias dice:

    Totalmente de acuerdo. Sin tensión tampoco sonarían las cuerdas de una guitarra. Es cuestión de afinarlas pero siempre con tensión. La tensión adecuada.

  2. Jose María dice:

    Totalmente de auerdo. A menudo encontramos profesores que intentan explicar la conexion partiendo de que hay que mantener los brazos relajados. Entiendo que hay que mantener un «minimo» de tensión, proporcional a la velocidad de la musica.

    • Felipe dice:

      Exactamente. Hay que evitar simplificaciones en un asunto técnico tan importante, y explicar los diferentes niveles de tensión que necesitamos en cada momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *