Guía para bandas que tocan swing

Esta guía para bandas swing reúne algunos consejos que deberían ayudar a cualquier nueva banda que busque tocar para bailarines de swing.

El baile swing ha generado una comunidad mundial divertida y vibrante, con cientos de pequeños grupos en casi todas las ciudades. Los eventos semanales son la médula del baile swing, y la música en directo supone una de las mejores formas de fortalecer una comunidad. Los músicos, en particular aquellos con formación jazz, son atraídos a estas comunidades, y a veces forman una banda y tocan para nosotros.

Guia Bandas Swing

¿Qué es el swing?

Sin entrar en profundidad, deseo aclarar a las bandas que me interesa contratar lo que entiendo por swing. Existen muchas definiciones, muchas dependen del individuo, pero existe consenso sobre lo esencial del término entre la mayoría de bailarines de swing.

Muchas cosas tienen “swing”, y muchas más pueden ser “bailadas como swing”, pero eso no las convierte en swing. Por ahora, y en el futuro inmediato, lo que me interesa principalmente es la música de Nueva York, Nueva Orleans, Kansas City y Los Ángeles entre los años 1927-1945.

Esto coincide con la historia del Lindy Hop, y engloba ante todo canciones con un formato de 32 compases con bajo, guitarra, batería, piano, clarinete, trompeta, trombón, y a veces saxofón, tuba o banjo. Y en general las canciones interpretadas en el estilo hot (ver abajo) compuestas por gente como Sidney Bechet, Louis Armstrong, Duke Ellington, Count Basie, Lionel Hampton, Fats Waller, Artie Shaw, etc.

Aunque menos, también me interesa la música posterior influenciada por Louis Prima, Frank Sinatra o la música tipo “crooner”, el pop de los 40, el swing amplificado con potencia (como las bandas de finales de los 90), el Blues de Chicago, o el Rock and Roll y similares. Soy fan de todos estos estilos, pero no en el contexto del Lindy Hop. A menudo un novato verá nuestra comunidad y pensará “guau, debería compartir mi amor por xxx con esta comunidad”. Y aunque respeto el sentimiento, el tipo de música que gusta a los Lindy Hoppers y a otros bailarines swing está muy bien definido.

Cada pocos años, el estilo de los bailarines tiende a modificarse, de modo que aguarda –puede que lo que haces tenga gran demanda dentro de un tiempo.

Pienso que esta es una de las razones por las que casi todas las bandas predilectas mundialmente para bailar Lindy Hop, comenzaron como ávidos bailarines de swing. Años y años de baile les han enseñado lo que atrae o no atrae a los bailarines.

Pop de los 40 VS Swing

El swing jazz como forma música pasó de ser “la música del diablo” a ser música popular y de masas (pero innovadora y guay), como cualquier estilo musical norteamericano. Conforme atravesó todas las fases de apropiación cultural y de atracción del mercado de masas, apareció algo que me gusta llamar el pop de los 40. Canciones agradables, pegadizas, creadas para la radio y la televisión. Canciones como “In the mood” son un ejemplo típico de esto. Cualquier cosa con gancho, solos predecibles y letras edulcoradas.

Suelo pensar que “Sing, sing, sing” cae en esta categoría, debido a que ha sido interpretada hasta la saciedad, aunque estigmatizarla como al pop de los 40 resulta algo injusto.

En todo caso cuando tú, la banda, escojáis canciones, evitad las canciones pop de los 40. Evitad casi todo Stan Kenton, Glenn Miller, y cualquier canción que fuera grabada en un momento de la carrera del artista en el que simplemente estaba haciendo música como churros para cumplir sus contratos con las compañías de discos.

Existe un álbum en particular llamado “Basie’s Beatle Bag” en el que Count Basie interpreta unas cuantas canciones de los Beatles, y aunque interesante durante la primera o segunda escucha, termina siendo irritante. Como banda musical que escoge canciones para bailarines, creo que es importante que pienses en ello   .

Cuatro por compás (Four to the Bar)

Esta es la forma en la que describo la música cuyo ritmo podemos contar claramente como 1, 2, 3, 4. Esto contrasta con el Dixieland, en el que existe una fuerte sensación 1-2, 1-2.

El ritmo “four to the bar” es realmente importante para los bailarines, ya que encaja con nuestros pasos y evita que nos fatiguemos con la música. El ritmo 1-2 funciona muy bien para Charleston, pero no para hacer swing outs – fuerza a que solo algunas partes del baile nos resulten cómodas como bailarines.

Bandas para bodas VS Bandas Swing

Si planeas tocar para bailarines debes saber que conocemos nuestro jazz. O, al menos, la gente que hace las contrataciones y aquellos que al terminar la noche pagan a la banda, y queremos escuchar selecciones interesantes de la era Jazz.

Aunque disfruto mucho de las versiones swing de canciones modernas que ejecutan algunas bandas –por ejemplo, Robert Bell- la mayoría no logran llevarlo a cabo. Limítate al jazz. De hecho, no queremos “marcha”.

Si quieres interpretar canciones lentas piensa en Billie Holiday, no en melodías soporíferas. Si no existe un toque canalla y ganas de chasquear los dedos incluso en las canciones lentas, probablemente sean muy difíciles de bailar.

Al igual que tocar canciones muy lentas es difícil, moverse lánguidamente es difícil también, y si no existe una síncopa o un indicio de ritmo tampoco podremos sentirlo.

Hot VS cool

Este es un término común entre aficionados al jazz. El Hot jazz es de lejos mi favorito, y el favorito de los bailarines.

“Hot” significa la tendencia a ejecutar una melodía con notas más cortas y definidas. Produce un ritmo sorprendente. El objetivo es acentuar cada 1, 3, 5 y 7 de las frases melódicas. Casi todo son compases de 4/4, con pocos compases compuestos como 6/8 (sensación de shuffle).

Hot no significa rápido. Canciones lentas se pueden tocar hot, como Sidney Bechet’s Petite Fleur, or Jelly Roll Morton’s New Orleans Bump. Lo hot te hace marcar el ritmo con el pie.

Duración de las canciones

Existe la convención de que las canciones duren de 3 a 3 minutos y medio. La historia de esto se remonta a la primitiva tecnología de grabación y lo que era posible cuando se comenzó a grabar música. Aunque ya no existe tal limitación, y como banda musical PUEDES hacer que las canciones sean tan largas como desees, recuerda que como bailarines estamos sujetos a la tradición de bailar con alguien la canción completa.

Esto puede resultar muy incómodo si la canción se prolonga más de 3 minutos, especialmente si una de las partes de la pareja está más forzada que la otra.

Los bailarines se sentirán MUCHO más cómodos si mantienes la duración de las canciones a la baja. La canción final puede ser una excepción, pero al margen de eso recomiendo encarecidamente que ninguna canción supere los 3:30 de duración.

Tocar vals o no

No.

Tocar ritmos latinos o no

Ver sección “Tocar vals o no”

Hablar entre canciones

Hazlo breve. Presenta la canción o alguna anécdota rápida, pero créenos, no eres un cómico. Two-man Gentleman Band es una de mis bandas favoritas, y son divertidos… pero sus intervenciones entre canciones son pequeñas y muy pulidas.

Por supuesto que existe tiempo para presentar a la banda, pero no es necesaria una historia para presentar cada canción. No es que no nos interese, pero el interludio entre canciones está reservado para agradecer los bailes, regresar a las mesas, encontrar una nueva pareja o disculparse en caso de alguna colisión accidental.

Repertorio

Siempre existe margen para seleccionar canciones nuevas al tocar para bailarines. Algo que aprecio como DJ es que nunca he dejado de descubrir música nueva. La mayoría de mi colección son CD. Solo en torno a un 10% de la música que se ha grabado en vinilo ha llegado a CD, de modo que existe mucha más música de la que podremos llegar a descubrir.

Platillos

El constante “tss tsstsss tss” de los platillos de la batería son una fuerte influencia; proporcionan a la canción una sensación de “avance”. Es algo que casi ningún bailarín aprecia. Por favor, si puedes evítalo.

Tempos

Los tempos pueden ser algo difícil de comprender. He visto bandas que piensan que más rápido siempre es mejor (no lo es) y bandas que tocan todo en el rango “Lindy Hop” (160-180 bpm), lo que tampoco es mejor. Necesitas variedad, con la mayoría de las canciones en tempo medio. Esto parece ser más difícil para las bandas de Jazz Gipsy (Manouche) que habitualmente tocan o canciones muy rápidas o canciones muy lentas. Nadie quiere bailar una canción muy lenta y pegada con una persona sudorosa.

Yo apuesto por crear registros diferentes a partir de las “canciones swing” indiscutibles. Este es mi consejo como DJ. Como banda, será difícil en general crear diversidad desde el estilo big band al de western swing, etc., y probablemente no salga bien.

Es mejor tratar de crear una ola o “montaña rusa” de tempos. Sin embargo, al contrario que en una montaña rusa, los tempos de la última tanda deben contener altos mayores y bajos menores que los de las primeras tandas (es decir, combinar tempos más altos con tempos más bajos, en general, que en las primeras canciones del concierto).

Cambio de mentalidad

Recuerda que tocar para bailarines es diferente que tocar para una audiencia sentada. Los solos largos son difíciles para nosotros los bailarines, así como las pausas largas.

Trabajar bien con una comunidad swing local depende de tener retroalimentación con ella. Cambiar un par de detalles puede convertir a tu banda en la preferida para contratar, mientras que la incapacidad de cambiar esos detalles puede hacerla casi incontratable.

Idealmente, la comunicación entre la banda y la comunidad será en ambas direcciones, y puede ser el principio de una relación duradera y productiva.

¿Has tenido experiencias reseñables con una banda? ¿Más ideas que añadir? Ayúdanos dejando un comentario.

Traducido por EstiloSwing.es con permiso de Daniel Newsome

Comentarios

avatar
  Suscribir  
Notificar