Guía del baile social swing

Esta es una guía moderna sobre la etiqueta para el baile social swing. Si algunas de estas normas te parecen muy rígidas –por ejemplo, en algunas comunidades la sudoración excesiva no se considera un problema- entonces considéralas simplemente como pautas. Tu carácter personal, principios o trasfondo cultural te darán las razones necesarias para ignorarlas o respetarlas.

Etiqueta Baile Swing

“Etiqueta del baile social swing”, adaptado por Estiloswing.es con permiso de Bobby White. Link al original

Algunas culturas poseen normas de etiqueta muy específicas que pueden diferir de estas. Pero, en última instancia, todas ellas se reducen a respetarse a sí mismo, a la pareja de baile, y al resto de personas que bailan alrededor.

Sobre solicitar un baile

Se puede solicitar un baile a otra persona simplemente usando frases como ¿Te gustaría bailar” “¿Me concedes este baile?” “¿Te importaría bailar conmigo”? Todas son correctas.

Lo que no se acepta generalmente en la comunidad swing es que extiendas tu mano en silencio y esperes que la otra persona salte de emoción ante la oportunidad de bailar contigo. Tampoco que agarres a alguien y lo arrastres a la pista.

En el ambiente moderno del baile se permite, y es bienvenido, que cualquiera pida baile a cualquiera. Algunos followers, sin embargo, se adhieren a la vieja tradición de esperar las peticiones de baile. Y algunos leaders y followers son generalmente tímidos y renuentes a pedir. De modo que, si no te piden baile, no lo tomes personalmente. Ser proactivo al solicitar bailes es una forma extraordinaria de bailar toda la noche y conocer gente.

Tienes derecho a rechazar bailes. Si tu explicación es que estás cansado, que la canción no es de tu agrado, o que estás charlando con un amigo, a tu pretendiente le gustará saber el motivo. Aunque no estás obligado a bailar con esa persona más tarde, si te gustaría hacerlo, puedes agregar “por favor, búscame más tarde” o “luego te busco”. Si añades esas frases, que sean ciertas.

Si no deseas bailar con la persona que te lo pide, entonces deberías rechazar el baile y no añadir explicaciones adicionales (salvo que desees explicarte, por supuesto). Esta materia quizás resulte controvertida, pero considera este ejemplo:

Digamos que te solicita baile una persona que te hace sentir incomodidad por la forma en la que te toca o te mira, o porque crees que de algún modo te hará daño en la pista de baile. Entonces decides rechazar el baile. Dado que solamente llevas bailando algunos meses y que eres principiante, deseas ser cordial y, para no herir sus sentimientos, agregas “Voy a descansar esta”.

En primer lugar, probablemente te pedirá de nuevo más tarde, y simplemente estarás prolongando el problema en lugar de resolviéndolo. En segundo lugar, tu seguridad personal –ya sea física o psíquica- es mucho más importante que las concesiones sociales. La pareja rechazada podría preguntar el motivo, en cuyo caso tendrías la oportunidad de responder con sinceridad sobre su comportamiento. “Bueno, sinceramente, en el pasado…” (Dependiendo de su comportamiento, podrías darle información sobre ello tanto si ha preguntado como si no)

Cuando solicitas baile, o alguien te lo solicita, acompáñalo a la pista de baile. Si está demasiado transitada como para hacerlo, señala el lugar en el que te gustaría bailar.

En este baile tan social, con miríadas de personas pidiéndose bailes dentro y fuera de la pista, no necesitas acompañar a tu pareja fuera de ella (salvo que lo desees). Pero agradece el baile antes de marcharte.

A veces, quienes no son acogedores contigo son tímidos; a veces son arrogantes. A veces, los tímidos, con el tiempo, saldrán de su concha. A veces, los arrogantes, se percatarán de su arrogancia. A veces su comportamiento cambiará, a veces no.

Sobre la apariencia y la higiene

No vivimos tiempos en los que la gente te diga a la cara que hueles mal o que has sudado tanto que tocarte resulta desagradable. En consecuencia, la gente debe aprender a ser responsable de sí misma:

Entre baile y baile, toca las mangas de tu camisa si eres un leader, o la parte de vestido que toca tu espalda si eres un follower. Si te resulta desagradable, probablemente también lo sea para los demás.

Evita llevar ropa que muestre demasiada piel desnuda –leaders en particular, aseguraros de que los hombros permanecen cubiertos, y followers, cubrid vuestra espalda. Estas son las zonas que entran en contacto con las manos de nuestra pareja. Y aunque los tejidos empapados en sudor también pueden resultar desagradables, en general resultan más aceptables que tocar una piel sudorosa.

Tu cabello también podría agitarse arrojando sudor sobre tu pareja. O, si es muy largo, podría propinar un latigazo al girar. Si tu cabello es susceptible de estos efectos, emplea toallas o cintas para el pelo según convenga.

Si el sudor traspasa la ropa, trae mudas de recambio. Incluso una prenda extra para volver seco a casa.

Presta particular atención al efecto que tu nivel de higiene tendrá en los demás. Si estás sudando y tu pareja no, quizás debas pedir el baile una vez te hayas cambiado.

En lo concerniente al olor, comprueba tu olor persona antes de salir de casa. Antes de una noche de baile, bañarse, usar desodorante y antitranspirante, y llevar ropa limpia, resulta primordial.

Con frecuencia verás personas (e incluso comunidades de baile al completo) a quienes no les importa bailar completamente empapados, e incluso que pueden sentir que bailar sudando es una experiencia visceral. De suerte que, en esta materia, procura sintonizar con tu audiencia y actuar consecuentemente.

Sobre las pistas de baile abarrotadas

Escoge sabiamente tus movimientos y variaciones cuando la pista de baile esté abarrotada. Privilegia los movimientos y variaciones que dominas –probablemente no sea el momento de probar nuevos y arriesgados movimientos.

  • Comprueba el lugar al que mandas a tu pareja.
  • Comprueba el lugar al que te manda tu pareja.

Ambos miembros de la pareja deben estar preparados para redirigirse a tiempo, redirigir a su pareja, o redirigirse a sí mismos para prevenir daños.

Si colisionas con alguien, reconócelo. Trata de comprobar rápidamente el alcance del daño, y si todo el mundo parece ileso, ofrece una simple disculpa. En ocasiones ni siquiera necesitarás dejar de bailar para hacer esto.

Disculparse tras una colisión no significa necesariamente que seas responsable de la misma. Más bien significa “De algún modo nos hemos chocado, pero por suerte estamos ilesos y lo siento si fue por mi culpa”. Pero un “¡Perdona!” resulta más fácil de decir en medio de un swing out.

Con todo, si te involucras en una colisión que interrumpe el baile de otra persona, entonces interrumpe tu propio baile y comprueba que todo está bien. Si la colisión fue responsabilidad tuya:

  • Descubre qué hiciste mal.
  • Discúlpate y repara el daño.
  • Procura modificar tu actitud para que no suceda de nuevo.

Si otra pareja choca contigo y uno de ellos te hace daño a ti o a tu pareja y deciden ignorarlo, coméntaselo (posiblemente esperando hasta el final de la canción, según la situación).

Necesitan ser conscientes de que hicieron algo que causó daños.

Sobre las jam de cumpleaños y los círculos jam

Una jam de cumpleaños es cuando una persona que cumple años entra en un círculo y baila una canción con personas diferentes. El objetivo es proporcionar a esa persona una ocasión para lucirse y bailar en turnos breves con una persona tras otra.

No es el momento para disputarse a la persona que cumple años o tratar de “arrebatarla” de otras parejas como si se tratara de un juego cuyo objetivo fuera robarla tantas veces como sea posible.

Tampoco es el objetivo que la persona festejada baile solamente con un par de personas. Todo el mundo es bienvenido y animado a participar en las jam de cumpleaños. Y eso incluye a los principiantes.

En las jam en general, permite que el turno de la persona que está en el centro dure algunas frases antes de interrumpirla, y reserva para ti algunas frases más antes de ceder al siguiente participante. Si la gente trata de intervenir antes de que terminar tu turno, no te resistas, cede o terminaréis arrastrando por el suelo a la persona homenajeada. No vale la pena. Puedes tener tu propio baile con esa persona a término de la jam.

Un círculo jam es cuando la gente se pone en corro y da palmadas mientras los bailarines se turnan para salir al centro y exhibir su baile. Todo el mundo tiene derecho a participar en una jam. Y también los principiantes. Puedes mostrar algún movimiento espectacular, o puede que simplemente adores la canción o quieras hacer el swing out que has aprendido recientemente –cualquier pretexto es bueno.

Algunos consejos para las jam: Asegúrate de conceder unos 20-30 segundos de baile a la pareja del centro antes de acceder, o hasta que indiquen claramente que abandonan. Si alguien se muestra ansioso por entrar a la jam antes de lo previsto, permíteselo. Por lo demás, lo habitual es establecer tu turno simplemente cargando dentro de la jam –no esperes a que la pista esté vacía o a ser invitado. Baila un par de frases si es una jam multitudinaria, o un chorus si no hay mucha gente aguardando su turno. Déjalos con ganas de más.

Reservar tus acrobacias (aerials) para las jam. Casi nunca existe un momento apropiado en el baile social para realizar un aerial de manera segura.

Sobre bailar con música en directo

Simple: Aplaude tras cada canción (Dado que bailamos a menudo con música pregrabada, se puede olvidar fácilmente aplaudir a esos músicos que se dejan la piel para nuestro disfrute).

Aplaude todavía más si te gusta.

Otra forma de mostrar respeto a los músicos, además de aplaudir, consiste en vestirse de manera elegante para esa noche de actuación.

No temas aclamar o ulular a los músicos cuando realmente te provoquen o te inspiren. Les encantará, porque ulular a los músicos de jazz es tradición de la vieja escuela, y es algo que no obtendrán en su siguiente concierto en el parque del ayuntamiento.

Conclusión

Estas normas son solamente algunas de las más representativas de la etiqueta en el mundo del baile swing moderno. Y, sobre todo, recuerda la regla general: Existen formas distintas de hacerlo. Pueden existir buenas razonas para no seguir algunos de los consejos suministrados.

En tanto te conduzcas de forma que te respetes a ti mismo, a tu pareja de baile y al resto de personas que comparten pista, sabrás qué hacer.

Traducido y adaptado por Estiloswing.es con permiso de Bobby White. Link al original

Etiqueta del baile Swing: Puedes descargar e imprimir la imagen. Pincha para alta resolución. V.2.0 (Actualizado 2/7/18)